5/3/08

Los Amuletos

Los Amuletos

En el sentido corriente se entiende como amuleto a cualquier cosa que propicia el bien como medida preventiva contra el mal, el daño, la enfermedad, la brujería etc…. Se entiende por “Amuleto” o “Talismán” –en la forma más genérica el adorno formado por cuentas que encierran en su interior una fuente de protección para apaciguar a los espíritus o que se le supone dotado de un poder sobrenatural.

Los amuletos son, en gran medida, similares a los fetiches. Son objetos místicos, con la diferencia de que mientras que el espíritu vinculado a un fetiche sigue atado a él por un tiempo indefinido, los espíritus atados a los amuletos son liberados en el propio momento en que el amuleto es empleado. Debido a ello, es mucho más sencillo crear un amuleto que no un fetiche; incluso el proceso para crearlos es diferente, y se han de emplear ritos distintos.
Al amuleto se le atribuye el poder de apartar los males, los sortilegios, pestes, enfermedades, desastres o contrarrestar los malos deseos proyectados a través de la mirada de otras personas.

Existe una diferencia fundamental entre la palabra amuleto y talismán. Si bien es cierto que hay amuletos para atraer la buena suerte como talismanes para precaverse de desgracias, los primeros cumplen la función antes citada de proteger y los segundos de canalizar energías portentosas para el propietario. A menudo suelen confundirse los amuletos con los talismanes, pero no es lo mismo. Como ya hemos explicado, los talismanes dan muy buena suerte, a la vez que protegen a quien los lleva; mientras que los amuletos, además de proteger, ayudan a conseguir algo concreto. Pero también puedes distinguirlos por la forma: si son objetos que siempre se ha pensado que dan buena suerte, son talismanes. Si, por el contrario, son objetos sencillos que no tienen magia hasta que tú los llenas de ella de alguna manera, son amuletos.
La función que cumple el amuleto es la de preservar de daños o enfermedades, mientras que la palabra talismán que, según algunos autores parece derivar del árabe, tilism, tiene la propiedad de atraer la buena suerte y lograr hechos prodigiosos en la vida quien los porta.
Los talismanes son de época posterior a los amuletos, ya que el ser humano, fue perfeccionando su comunicación entre si como también adquirían do mayor conocimiento de las fuerzas naturales.
Por lo tanto los talismanes fueron confeccionados teniendo en cuenta la influencia de los astros, las horas, los días, las deidades, los nombres, etc., así como también los materiales, que debían ser de naturaleza noble como por ejemplo el oro o la plata.

Amuleto para la suerte en los negocios

Ingredientes: una cabeza de ajo, un trozo de tela blanca nueva para hacer una bolsita y siete ramas de perejil.

Modo de preparar: hacer la bolsita blanca e incluirle las siete ramitas de perejil y la cabeza de ajo pelado. Debe ser bendecido con agua bendita mientras se reza un Padre Nuestros y un Ave María, y se pide: “Gracias por liberarme de toda la envidia y mal. Gracias por contribuir a mis realizaciones y deseos personales; con la fuerza de esta agua bendita y éste amuleto que preparo. Me protegerás como a un hijo de todo mal, proporcionándome bienestar, salud y prosperidad”.

Los Talismanes

El Talismán es un amuleto que lleva una inscripción mágica o sagrada, además es consagrado mediante la realización de un ritual religioso. Esto supone disfrutar de poderes ocultos de influencias de planetas y configuraciones celestiales bajo las cuales se ha realizado el ritual mágico o religioso. Estos poderes hacen posible alejar algún daño o peligro.

Atendiendo la definición más prosaica sería: “objeto señalado con figuras misteriosas, que ejerce sobre cosas y sucesos una acción determinada, bien en su naturaleza, o bien en su dirección”.
Por lo general, los talismanes están dotados de “poderes mágicos” excepcionales y en muchos casos llevan dibujadas extrañas figuras, frases escritas con significados ocultos o letras grabadas que encierran simbolismos cabalísticos.

Un Talismán es una figura mágica en la cual se intenta representar una fuerza. Esta fuerza que se desea atraer debe representarse de tal modo que esté en armonía con las Fuerzas Universales.

Cuanto más exacto es el simbolismo mayor será su eficacia. Hay una gran variedad de símbolos utilizados en la construcción de los talismanes, los más comunes y conocidos son los símbolos Planetarios y Zodiacales, no tan conocidos son los llamados sigilos o sellos de las Jerarquías Espirituales.

Es muy importante el motivo o propósito por el cual se va a fabricar el Talismán. Pues ya desde el momento en que se empieza a generar en la mente como idea y hasta la finalización del mismo, ya se esta cargando con la energía de la persona. La predisposición y la concentración en la construcción del Talismán, son los elementos más importantes.
Como ejemplos de motivos de utilización de un Talismán podrán decir que si deseo prestigio y honores un Talismán de Júpiter seria el adecuado, este Talismán deberá reunir todos los símbolos que pueda encontrar relacionados con las Fuerzas de Júpiter.

Si ambiciono armonía o que el amor de una mujer llegue a mi vida, Venus seria el Planeta y los símbolos serian sus correspondientes venusinos. Si necesito energía y fuerza o coraje para vencer a un oponente, Marte seria el adecuado.

También es posible mejorar algunos aspectos desfavorables astrológicos natales usando un Talismán para compensarlos o corregirlos. Debo decir que la construcción del Talismán no termina con su fabricación, sino que para activarlo, es decir, darle vida, debemos “cargarlo” o “consagrarlo” mediante diferentes técnicas, ya sea a través de una especie de meditación o de una ceremonia mágica.

Todas las virtudes que posee el talismán, las posee también el amuleto, y fundamentalmente son iguales. La calidad es la misma; pero la intensidad los diferencia: el amuleto aparta a los espíritus; el talismán los aparta, pero también a veces los atrae.
Volvemos a remarcar las diferencias entre el amuleto y el talismán. El es un arma de ataque, y el amuleto un arma de defensa; él tiene la actividad y el amuleto la pasividad; él sirve para toda maravilla y el amuleto únicamente sirve para espantar el peligro…

No hay comentarios: