7/2/08

Mi mamá va a leer sobre gays


Cuando regresé a Mérida en febrero, después de mi último viaje con Ro y la plática súper padre en Xalapa con Luis Perelman y las señoras Miriam y Mariel de la asociación de padres de gays y lesbianas, compré un libro recomendado por ellos, Papá, mamá, soy gay de Rinna Riesenfeld, con toda la intención de mejorar mi nueva relación madre-hija-que-salió-del-clóset-con-su-mamá.

Aunque la reacción de mi mamá fue bastante buena, su silencio posterior al respecto del tema, sus nervios a la hora de ver las fotos de mi viaje y su actitud de hacer de cuenta como si nunca se lo hubiera dicho, no es lo mejor del mundo.


Hoy, después de meses de haber comprado el libro, después de haberlo leído, después de haber dudado mucho, después de tenerlo empolvándose sobre mi escritorio, decidí hacer algo al respecto.

En un movimiento de presdigitación, se me ocurrió dejarlo al alcance de mi mami, previendo perfectamente el despiste de los hombres de la familia y la curiosidad insaciable de mi madre, quien tomó el libro y hace unos minutos tocó a mi puerta:

- Oye, me pasas unos rollos de papel.
- Sí claro, toma mamá- le pasé los rollos sin abrir la puerta porque no estaba vestida.
- Oye y este libro, ¿a quién se lo dejaste?- y me mete el libro por la puerta.
- Ah, es para ti, para tus pláticas
- Gracias...
- Sí, me lo recomendaron mucho
- Ah muchas gracias

Y cerré la puerta.

No hay comentarios: