7/2/08

chichifo?

Cuántas veces no te has preguntado de dónde viene este gracioso vocablo que utilizamos en México para referirnos a los chicos que, abiertamente y sin prejuicios, intercambian sexo por dinero o favores: los chichifos. Junto con la palabra BUGA (hombre o mujer heterosexual, no gay), CHICHIFO es una de esas palabras que parecen no tener una explicación lógica de su origen o indicios etimológicos fáciles de entender. Por el contrario, es un cuestionamiento generalizado entre la gente del ambiente gay en México que, hasta ahora, no tiene una definición aceptada por la generalidad y -en cambio- tampoco parece preocuparnos mucho dársela. Finalmente, ya sabemos que un chichifo es un muchachido de cascos ligeros que nos cobrará por el acostón, que nos costará una cantidad de dinero si queremos disfrutar de sus favores sexuales.

Al referirse a un gigoló homosexual, a un ahora elegantemente llamado "sexo servidor" que se acuesta con otros varones, lo hemos hecho desde la década de los 70´s como a un chichifo. La explicación más común (que no la más informada) que se escuchaba por aquellas épocas, era que se trataba de un hombrecito que estaba "pegado a la chichi" de algún hombre mayor y con cierta solvencia económica, dando sexo a cambio de que se le resolvieran sus necesidades económicas y hasta sus caprichos (retribución que depende, por supuesto, de su relativa belleza física). Sin embrago, esa explicación no convence del todo por su simpleza y lo burdo de su representación: ¿un hombre guapo y lleno de erotismo, pegado a una teta?. No, no lo creo.

Recientemente, haciendo algunas investigaciones sobre la historia de la sexualidad en la Edad Media, descubrí que los viejos señores feudales siempre buscaban tener matrimonios con mujeres jóvenes a las que, en muchos casos, no podían atender plenamente en el aspecto sexual. Quizás por la avanzada edad del señor feudal, quizás por las inconveniencias de esposar a una mujer cuyo único atractivo era la dote económica, el caso es que en las cortes existían estos singulares personajes varones conocidos como cicisbeos *. Los cicisbeos atendían sexualmente a estas jóvenes, y no tan jóvenes, mujeres a las que el señor feudal no satisfacía, generalmente a cambio de alguna retribución monetaria e incluso obteniendo alguna cómoda posición dentro de la corte. Quizás la historia más conocida de uno de estos personajes es la de Don Juan; sin embargo, lejos del mito y la leyenda, estamos hablando de individuos que desempeñaban un rol muy importante en la estructura cortesana medieval. Incluso, se habla de grandes historias de amor entre mujeres nobles y alguno de sus cicisbeos. Muchas obras de ópera italiana incluyen entre sus personajes a esta suerte de Don Juan, de chichifo, de cicisbeo, que generalmente hacen perder los estribos y a veces hasta las fortunas de mujeres nobles incomprendidas o desposadas con hombres frígidos y quizás hasta impotentes (La Tosca, Acto II).


La razón de que el término chichifo sea utilizado de manera peyorativa y no con un carácter de persona profesional, como lo denota el anglisismo escort, desde luego se remite a la forma en que las sociedades modernas asumen a la prostitución. En comparación con la Edad Media, donde las relaciones amorosas eran por naturaleza prostituidas, simples convenios económicos, y -por tanto- no existía un juicio moral que reprobara que el amor no fuera el motivo básico de la unión de dos personas, hoy día ser cicisbeo (chichifo) puede no resultar ser una ocupación muy dignificante; aunque el objetivo básico de escalar socialmente y recibir concesiones dentro de la estructura de poder, es efectivamente lograda por muchos de estos chicos.

Si alguno de los lectores del presente artículo tienen información certera y diferente sobre el origen de la palabra chichifo, en verdad le agradeceré hacérmelo saber y sacarme del error en el que pudiera estar al suponer cierta la anécdota entre el gay refinado de la colonia Roma y su viril e inculto chacal. Pero hasta hoy, no he encontrado una explicación más convincente para desentrañar el origen pseudo-etimológico de la palabra chichifo.

No hay comentarios: